Aprende a medir la presión del agua

En muchas ocasiones se produce una gran confusión a la hora de diferencias entre la presión y el flujo del agua. Hay que saber que el flujo es la cantidad de agua que sale por el grifo en un período de tiempo en concreto, es decir, si se coloca un cubo de 5 litros y tarda 5 segundos en llenarse, el flujo va a ser de un litro al segundo.
Por otra parte la presión es la fuerza que ejerce el agua. Por ejemplo, si se tiene un depósito de agua en la terraza que suministre al cuarto de baño de la planta baja, se notará que la presión en la zona de abajo es mayor que la que tiene arriba. Esto se debe a la altura a la que se encuentra el depósito del agua en relación al grifo.
Si por ejemplo coges una manguera del jardín que tenga una boquilla en el extremo ajustable y la abres un poco solamente, verás que el chorro que sale cuenta con mucha presión aunque la cantidad de agua que por ahí sale al minuto es bastante poca.
Existen también aparatos que miden el flujo y la presión del agua. Si alguna vez has tenido que contratar a un fontanero de la fontaneria Arroyomolinos por algún problema así, puede que lo hayas visto utilizarlo, ya que su uso es habitual cuando se hace un arreglo de fontanería en el que es necesario medir el flujo y la presión del agua que entra. Por ejemplo, puede ser necesario que se necesite medir la presión de la salida del agua de una lavadora para ver si cumple con los límites que el fabricante ha indicado. Este aparato cuenta con una conexión regulable que se adapta a la salida del agua y mide la presión de la misma.
También se puede hacer una medición del flujo del agua aproximada con un cubo de un tamaño concreto. Un fontanero que tenga que instalar por ejemplo una caldera, es probable que tenga que revisar cuál es el flujo del agua para comprobar cuál es el tipo de caldera adecuado que va a soportar la instalación.